Controle su diabetes

image Los cambios emocionales provocados por la Diabetes
Vivir con una enfermedad crónica no es fácil para nadie. Es normal sentirse incómodo, triste, culpable o enojado. ¡Usted no está solo!

Sin embargo, modificar sus hábitos diarios es unaresponsabilidad que debe mantener, por usted y por su familia. Por favor, consulte con los profesionales de salud acerca de los cambios quedebe hacer, incluyendo dieta, ejercicios y medicamentos. Así, juntos elaborarán un plan de cuidado para la diabetes, que incluirá un régimen de alimentos, actividad física, y si fuera necesario, un plan de medicamentos para la diabetes. Si tiene algún problema con el plan de cuidado consulte con sus profesionales de salud.

En las páginas 85-88 hay unos formularios para anotar las fechas de sus conversaciones con los profesionales de salud sobre su estado emocional y la diabetes. Converse con ellos cuantas veces sea necesario y no se olvide de anotar esos datos en el registro.

Grupos de apoyo

Es una ayuda poder hablar con otras personas que comparten problemas similares a los de uno mismo. A lo mejor usted quiere considerar la posibilidad de asistir a un grupo de apoyo donde las personas que recién descubrieron que tienen diabetes pueden aprender de otras personas que han tenido la enfermedad por más tiempo.

Las personas que pertenecen a los grupos de apoyo pueden conversar y comparar experiencias y sentimientos sobre la diabetes. También pueden compartir ideas sobre las formas de cuidar la diabetes, preparar las comidas, qué es una dieta adecuada y aumentar la actividad física. Los familiares también a veces participan en los grupos de apoyo. Debe preguntarles a los profesionales de salud si conocen algún grupo de apoyo en el cual pueda participar o cómo puede usted iniciar un grupo de apoyo.

Consulta individual y de familia

Puede ser útil para usted y su familia discutir su estado emocional y la diabetes con un consejero. Sus visitas al consejero, así como las de sus familiares cercanos, le pueden ayudar a aceptar la condición crónica de la diabetes y a manejarla en su vida diaria. El consejero, si es necesario, puede ayudarle a resolver cualquier conflicto que surja debido a su padecimiento. Debe asegurarse de que el profesional tiene conocimiento especializado de la diabetes y su tratamiento.